Ana Isabel, una maestra de primaria que acaba de conocer la Lectura Fácil como recurso educativo nos traslada sus reflexiones, tras haberse formado en LF. 

ana-mingallon“Llevo algunos años como maestra en el primer ciclo de Primaria, donde la adquisición de la lectura y escritura es el objetivo prioritario. Y esto, en algunas ocasiones, puede resultar un proceso complicado para algunos niños y niñas”. Son palabras de Ana Isabel Mansilla, en la actualidad docente en el CEIP Félix Serrano de Bilbao.

Ha participado recientemente en un curso de Lectura Fácil, dentro del programa formativo Prest Gara, que se ofrece desde el Departamento de Educación del Gobierno Vasco a profesionales del ámbito de la enseñanza (impartido por LF Euskadi y promovido por Dislebi). Os dejamos con sus reflexiones.

Elegí este curso pensando que sería una aportación a nivel metodológico y de nuevos recursos que facilitaran este proceso lector del alumnado. Sin embargo, desde el primer día de clase me quedó claro que es un concepto mucho más amplio. No es propiamente un recurso metodológico sino un soporte, un formato, unos materiales que democratizan la lectura y permite la inclusión e integración lectora a numerosos colectivos con dificultades de lectura comprensiva. Tengo que decir que me parece perfectamente aplicable al campo educativo. Realmente, hay muchos niño y niñas que por diferentes motivos bien sociológicas o de discapacidad necesitan una adaptación de los recursos para poder adquirir los contenidos. Es una herramienta escolar muy importante para el alumnado con problemas.

Este concepto de adaptación en el que incluiríamos una lectura más fácil está cada vez más extendido; especialmente con niños y niñas con discapacidad o dificultades de aprendizaje. Personalmente, creo que podría extenderse también a los socialmente desfavorecidos. La Lectura Fácil (Irakurketa Erraza) puede ser un apoyo muy importante en la mejora de la calidad educativa de ambos colectivos. Pueden aprender mejor y con mayor motivación. Además de ayudarles a valorar positivamente su formación.

Existen dos mundos

El mundo de lo real, lo cotidiano, lo rutinario, lo políticamente correcto. Es decir un mundo especialmente funcional. Y el mundo escrito. Un mundo más alternativo, más abierto, más amplio.Un mundo donde caben muchas más cosas y dichas de otra manera. Puede ser algo meramente informativo como las noticias, las leyes, las instrucciones de cómo funciona algo o una nota diciéndote que pongas la lavadora… o algo para disfrutar, como es la literatura; donde se cuentan historias, pensamientos, reflexiones, argumentos o las emociones más complejas.

Pero a este apasionante mundo escrito se accede a través de la lectura. Una lectura comprensiva, por supuesto. Muchas personas son privilegiadas y pueden acceder a la cultura, la literatura y la información a través del mundo escrito porque tienen una buena lectura comprensiva.

Sin embargo, hay otras personas a las que desafortunadamente el “mundo de lo escrito” les está vetado, cerrado con una cerradura de cuatro vueltas. Mucha gente sabe descodificar la lectura pero por diferentes circunstancias y razones no pueden comprender lo que lee. Para esas personas, el mundo escrito se convierte en un mundo prohibido con una gran muralla inaccesible. Saben que detrás de la muralla hay otro mundo pero que no es para ellos.

Continuamente, se recomienda que se lea, que vale la pena y que leer es una gran opción pero pocos se dan cuenta que hay un 30% de la población con dificultades lectoras. En este porcentaje hay colectivos de personas muy diferentes, pero  que son iguales a la hora de quedar marginados de la actividad lectora tradicional. Afortunadamente, hay personas que han reparado en este serio problema y han intentado solucionarlo. Se han preocupado de adaptar o crear textos de muy diferentes tipos, de modo, que su lectura sea fácil y accesible a colectivos que nunca hubieran imaginado que podrían comprender lo que leían. A esta forma de democratización de la lectura se le llama Lectura Fácil.

nota-profesora

Nota de Ana, el último día del curso LF

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote