“Desde mi posición como docente me peleo muchas veces con mis compañeros de centro cuando nos llegan las pruebas de competencias básicas y los resultados dicen que los alumnos no comprenden la lengua. Quizás los alumnos no entienden esos exámenes porque los enunciados son excesivamente largos o están mal redactados”.

Estas palabras las pronunciaba Montse Flores (@mont1968), profesora de lengua en secundaria en Cataluña y autora de libros en Lectura Fácil durante su intervención, en la jornada que tuvo lugar en Alhóndiga Bilbao, el pasado mes de diciembre.

Y añadía:

“Todos los alumnos tienen derecho a recibir una educación como si fuera un traje a medida; todos tenemos las mismas oportunidades, pero eso no es cierto; en las clases tenemos alumnos con muchas tipologías y no le podemos explicar a un alumno de la misma forma que a otro; pero todos tienen que llegar a un mismo objetivo, que es aprender”.

Desde que surgiera el proyecto Lectura Fácil Euskadi nos hemos encontrado en múltiples ocasiones, bien en forma de consultas personales (de profesores o padres de alumnos con dificultades de aprendizaje) o en jornadas sobre enseñanza, competencias del alumnado, etc…con el debate sobre el grado de complejidad de muchos libros de texto, enunciados de problemas, exámenes o contenidos educativos.

La Lectura Fácil tiene también su aplicación en este sentido. Si bien en general, quizás para cualquier alumno sin dificultades específicas, ya le pueda resultar un obstáculo enfrentarse a contenidos complejos, farragosos o de origen mal estructurados, las adaptaciones a LF de materiales educativos pueden ser muy útiles tanto para facilitar el trabajo del profesorado como para beneficio de los propios alumnos.

Sirva de ejemplo el trabajo de investigación realizado por Jaume Serra Milá en 2008 en Cataluña, titulado “La Lectura Fácil, una necesidad para la inclusión del alumnado inmigrante en la ESO”. Entre otros contenidos, Serra adaptó enunciados de problemas de matemáticas a LF para comprobar cómo mejoraba la capacidad de lectura, comprensión y resolución de los alumnos con los que realizó la experiencia.

Pongamos unos ejemplos (enunciados de matemáticas de 1º de la ESO). En primer lugar, la versión original y a continuación la versión LF.

1. Cuántos habitantes tiene una población, si sabemos que los menores de 15 años son 600, y representan el 3 % del total?

En un pueblo viven 600 personas menores de 15 años.

Las personas menores de 15 años son el 3 % del pueblo.

¿Cuántas personas viven en el pueblo?

2. Un hexágono regular se encuentra inserto en una circunferencia de 6 cm de radio. Encuentra el área del recinto comprendido entre las dos figuras.

Una circunferencia tiene 6 cm de radio.

Dentro de la circunferencia hay un hexágono regular.

¿Qué área hay entre la circunferencia y el hexágono?

problema-enunciado

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote