¿Cuál es el papel de las bibliotecas dentro del concepto de lectura fácil? Te dejo algunas reflexiones.

Las bibliotecas son un punto clave para la dinamización de los libros LF. Son las que pueden disponer de fondos de libros, las encargadas de impulsar los clubs y las que prestan los libros a otras entidades para que puedan realizarlos.

Esta disposición de materiales contribuye a hacer que las bibliotecas públicas hagan llegar sus servicios a colectivos que por sus dificultades de comprensión lectora tienden a autoexcluirse de ellas. Generalmente, los lectores de materiales de lectura fácil no están familiarizados con las bibliotecas y por tanto, son desde estas entidades desde donde deben esforzarse en alcanzar estos grupos de clientes. En ese sentido, es indispensable realizar una intensa labor de difusión en las bibliotecas públicas para que puedan dar respuesta a las demandas de los usuarios interesados en LF.

El vacío en Euskadi

El desconocimiento sobre la LF en nuestra comunidad es bastante grande, también en el mundo bibliotecario. Tan sólo, que sepamos, las estanterías de la biblioteca de la Casa de Cultura Ignacio Aldecoa de Vitoria-Gasteiz alberga libros LF entre sus fondos.

Este centro de referencia en la capital alavesa con 38 años de historia y una media de 510.000 visitantes y 165.000 préstamos anuales cuenta con una pequeña muestra (colección de clásicos recientemente adquirida a través de la Asociación de LF), con la intención de profundizar y avanzar en este tipo de materiales (que compaginan con la presencia también de material en letra grande, audio-libros, etc para personas con discapacidad a la hora de enfrentarse a lectura y formatos convencionales). Laura García, técnica en esta biblioteca ha sido la promotora de esta iniciativa que considera puede estar también abierta al resto de personas y no sólo a aquellas a las que va destinada preferentemente la Lectura Fácil.

libro-abierto-bibliotecas

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote