Esta experiencia de formación con profesionales de diversas entidades de FEVAS ha sido, sin duda, especial. Ha sido mucho más que 22 horas profundizando en el concepto de la Lectura Fácil (LF). Ha sido, sobre todo, la plasmación real del “cómo y el para qué puede ser útil en mi organización”.

Ese era el principal objetivo que nos planteamos con FEVAS desde el primer momento: conocer el potencial y las posibilidades de aplicación de la LF y ser capaces de llevarlo a la práctica.

El proceso ha sido el siguiente: conocer el concepto LF y el movimiento en torno a él; interiorizar la necesidad de desarrollarlo en las organizaciones (como fomento de la lectura y como herramienta de comunicación con personas usuarias) y llevarlo a la práctica con un caso real y cercano de cada una de las personas participantes.

Creo que es lo que más se ha puesto en valor en esta experiencia, tanto para la formadora como para los participantes: el ponerse manos a la obra; el lanzarse cada una a pensar: ¿qué proyecto sería interesante de llevar a cabo?; como práctica formativa pero también susceptible de convertirse en un proyecto real. Y así ha sido.

formacion-fevas-lf-02

La última sesión y tras un proceso de ejecución, consulta y revisión continua on-line, sirvió para la presentación de más de 20 proyectos individuales o en grupo. En la variedad está el gusto y lo hemos podido encontrar en todo tipo de trabajos de adaptación o creación de materiales en lectura fácil o prácticas de dinamización lectora. Todos ellos, de calidad, útiles, necesarios y con carácter de permanencia en sus organizaciones (ApdemaGorabideLantegi BatuakApnabiFundación GoyenetxeAtzegiUribeKosta, Aspace,…)

Recetas de cocina, artículos de prensa, textos informativos para publicaciones internas, en papel, digitales o páginas web, documentos administrativos, información ciudadana, convenios laborales, unidades didácticas de libros de textos, Estatutos, manifiestos, guías de información para usuarios, cartas de derechos y deberes,…y un largo etcétera de ejemplos.

El proceso de aprendizaje no quedó solo en la realización individual de cada proyecto, sino en ver el de los demás, la puesta en común de las dificultades, las dudas, etc… Cada persona ha aprendido de la otra y la formadora de todas ellos.

En algunos casos quizás la lectura fácil no era hasta el momento una práctica lo suficientemente considerada ni desarrollada en sus organizaciones; pese a ser fundamental tratándose de la interacción con personas con discapacidad intelectual. Ahora, se llevan la competencia puesta para poder hacerla efectiva. Gracias a todas. Os seguiremos la pista…

Vídeo-valoración del curso:

(Formación en LF para FEVAS: noviembre 2013. Espacio Koopera. Bilbao)

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote