Espacio dedicado a experiencias y opiniones de profesionales del ámbito de los trastornos del espectro autista. Es la voz de terapeutas, psicólogos, trabajadores sociales, técnicos de apoyo,  animadores, etc… de asociaciones y entidades que trabajan con este colectivo, y que ya han puesto en práctica actividades en torno a la lectura, con materiales en lectura fácil.

Tanto Entremanos como Apnabi son entidades que trabajan con personas afectadas por trastornos del espectro autista y otros trastornos del desarrollo. Las primeras experiencias fueron las de Apnabi con los más jóvenes, en su club LF en el Colegio Aldamiz y después en la Biblioteca Foral. Ahora, les ha tocado a un grupo de adultos de Entremanos, estrenándose con la LF en el primer club de lectura de estas características que se hacía en la Biblioteca Municipal de Deusto.

 

Leire Álvarez. Técnico de Apoyo Sociolaboral. Asociación Entremanos-Eskuartean

¿Cómo fue vuestro primer contacto con la Lectura Fácil?

A través de una Formación sobre accesibilidad y Lectura fácil. Entonces fue cuando nos hicimos conscientes de que hay otras formas de que la información llegue a todo el mundo.

¿Cuál era hasta el momento el trabajo que hacíais en relación a vuestros usuarios y la lectura?

Cuando hemos presentado diferentes textos o documentos para leer, y siempre que haya sido posible, hemos complementado la lectura con apoyos visuales que ayudasen a la comprensión de los mismos, pero no lo hacíamos en Lectura fácil.

¿Cómo valoráis la experiencia de haber participado en el club como actividad y en la biblioteca en particular?

El hecho de realizar el club en la biblioteca, el cambio de contexto ha sido muy positivo para afrontar una nueva actividad sin ser en el mismo centro de trabajo. Esto de por sí es positivo. Además la visita semanal fomenta el interés de las personas por curiosear los materiales de la misma biblioteca.

¿Qué creéis que les ha aportado esta actividad?

Estar tan cerca de la lectura a través de dinámicas distintas a las empleadas habitualmente, aumenta la motivación por la lectura y aumenta el abanico de intereses en temas nuevos. Además, formato de las sesiones del club y tener un profesional que las dinamiza, nos ha ayudado a plantear la continuación del club en nuestro centro y qué metodología seguir.

¿Qué os/les ha sorprendido más?

Creo que el simple hecho de saber que era de “leer”, a las personas que participaban al principio les podía echar un poco para atrás, pero explicándoles las dinámicas hubo gente que se empezaba a animar. Una vez hecha la primera sesión, salieron muy motivados y con otra idea de lo que puede ser la lectura.Todo depende de cómo se plantee la sesión y de que todo el mundo se sienta cómodo en las mismas

¿Pensáis seguir trabajando a futuro en esta línea?

Sí, actualmente hemos conservado el Club constituido con Blanca en Deusto y lo hemos pasado al centro donde seguimos las misma dinámica que en la Biblioteca. Lo que más me gusta del Club de lectura fácil, es que da mucho juego para trabajar de forma trasversal muchos temas que sirven tanto para el ajuste personal de las personas, como para pasar un rato agradable, y fomentando valores de inclusión y de derecho a la información.

 

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote