El mayor volumen de edición en Lectura Fácil corresponde a la literatura. Esta debería incluir ficción y no ficción, tanto creaciones originales en LF, como adaptaciones de clásicos. Todos los géneros deberían estar disponibles, como novelas, relatos breves, de misterio, intriga, poesía, libros de viajes, etc.

Lógicamente, las editoriales se implican en la edición de Lectura Fácil con criterios de rentabilidad. Esta rentabilidad necesita y se consigue en base a financiación, que puede consistir en la compra de un número determinado de ejemplares.  Entidades de apoyo a colectivos con dificultades lectoras, fundaciones, o líneas de apoyo por parte de la administración, pueden conformar una red que impulse esta financiación. El Ministerio de Cultura tiene una línea de financiación destinada a editar libros LF. Los apoyos institucionales para animar a las editoriales a implicarse en el camino de la Lectura Fácil son fundamentales.

Logo-Asociación-Lectura-Fácil

Desde 2004 algunas editoriales (hasta 9 en 2009) han publicado libros con el logotipo LF otorgado por la ALF. En 2011, el número de títulos en catálogo en el mercado supera el centenar, en catalán, castellano y gallego. En euskera no existe ninguno hasta el momento.

El proyecto editorial en LF conviene enfocarlo con mentalidad de colección. Los libros independientes corren el riesgo de perderse en los anaqueles de librerías y bibliotecas y de ser difíciles de localizar en los catálogos. En el caso de conseguir una subvención para un libro, suele resultar mejor publicarlo dentro de una colección ya existente.

Hasta el momento, las adaptaciones de clásicos han sido los más editados. Pudiera pensarse que la adaptación o simplificación de clásicos da lugar a un producto de lectura “devaluado”; sin embargo, sin la disponibilidad de una versión de estas características, muchas personas con problemas lectores estarían excluidas de una gran parte de la herencia cultural. Para otras, que no están habituadas a leer, los libros de lectura fácil pueden abrir puertas, crear intereses y dar una oportunidad de mejorar las competencias lectoras.

En este momento, ya existe una colección de clásicos en LF, por lo que abrir otros campos puede suponer un nuevo nicho de mercado.

En cuanto a la publicación, diferentes tipos de editores pueden desarrollar materiales de lectura fácil. Las editoriales comerciales pueden producir una versión con la publicación normal. Este método de producción está de acuerdo con el principio de normalización y total integración de personas con discapacidad dominante en la sociedad.

Las adaptaciones a LF en el caso de Cataluña suelen tener dos etapas:

  • La editorial (habitualmente, de tipo educativo que tienen relación con profesionales del mundo educativo acostumbrados a escribir, adaptar, preparar libros de texto, etc.) encarga a un autor una versión adaptada.
  • Una vez realizada la adaptación, la Asociación de Lectura Fácil se encarga de la revisión y ajuste del texto. Una revisión de mayor o menor calado en función de lo que el autor se haya ceñido a las pautas establecidas sobre adaptación de textos. Ya existen personas expertas en adaptar a LF, que escriben directamente de esta manera por lo que el proceso de revisión es mucho más sencillo.

libros-clasicos-lf

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote