Se buscan instituciones y administraciones públicas vascas que se sumen al Plain Language Mouvement. Claro, útil y comprensible, así es el lenguaje llano.

¿Experimentas una cierta sensación de angustia cuando recibes una carta de una institución, administración pública o antes de rellenar un formulario oficial? ¿Te encuentras preguntándote a ti mismo: “¿qué significa esto? O ¿qué pasa si me equivoco?”. No estás solo. El lenguaje confuso es frustrante.

Este es el inicio de un artículo en defensa del lenguaje llano. También denominado lenguaje claro, lenguaje sencillo o lenguaje ciudadano; un estilo de escribir simple y eficiente que permite a las personas lectoras entender fácilmente lo escrito. Se caracteriza por ser un estilo breve que combina el uso de expresiones concisas y claras, una estructura lingüística efectiva y un buen diseño del documento. Trata de evitar la oscuridad, el vocabulario rebuscado y las oraciones enredadas. Los partidarios del lenguaje llano pretenden que el lector se concentre en el mensaje y no en un lenguaje complicado.

Las iniciativas a favor del Plain Language son muchas en diversos países y en algunos casos, se desarrollan desde hace décadas. La Asociación Internacional por el Lenguaje Llano se creó en 1993. Es una organización sin ánimo de lucro, formada por voluntarios, abogados, profesionales y organizaciones comprometidas con el lenguaje llano. Abogan por ese lenguaje “internacional que cualquier tipo de público puede entender fácilmente”.

Escribir claro, aseguran, “ahorra tiempo, dinero y vidas”. Se ha convertido en un movimiento internacional con presencia en 34 países.

 Suecia y Estados Unidos

La primera iniciativa para utilizar un lenguaje sencillo y claro se originó en Suecia en 1976 cuando el Gobierno Sueco contrató a un experto en lingüística para organizar una modernización sistemática del lenguaje en documentos gubernamentales como leyes, decretos y documentos normativos. Más tarde, la práctica de simplificar el lenguaje se extendió a otros niveles de gobierno, a la academia e incluso a la iniciativa privada. Actualmente, se ha involucrado a más de la mitad de las instituciones gubernamentales suecas.

En Suecia ningún documento gubernamental puede imprimirse si no cuenta con la aprobación de este grupo. Entre sus actividades también se encuentra la entrega de los reconocimientos Plain Swedish Cristal a instituciones cuyo trabajo en la implantación del lenguaje sencillo y claro sea relevante. En EEUU también llegó en esa época a los campos del Derecho y el Gobierno. En 1976 una ley especial promueve el uso del lenguaje llano en los documentos jurídicos de EEUU. Los gobiernos de Bill Clinton y actualmente el de Obama han dado nuevos impulsos a esta iniciativa.

Casos exitosos como el de Canadá, donde el Ministerio de Justicia, además de utilizar ese lenguaje, se preocupó por realizar consultas a los usuarios y pruebas piloto sobre el uso de la nueva legislación. Un claro desafío de conectar el trabajo legislativo con la ciudadanía a través del lenguaje claro.

Destaca el Reino Unido por iniciar en 1979 inició una campaña de Plain English para combatir el gobbledygook, argot burocrático percibido como confuso y tedioso. Como parte de esta campaña, se inició un concurso público para otorgar el premio Clarity a aquellas instituciones gubernamentales cuya comunicación escrita fuera eficaz para reconocer la excelencia en su comunicación con la ciudadanía.

Finlandia opta por el lenguaje llano como uno de sus objetivos, dentro de la Iniciativa de Participación Open Governement. Y Francia lanzó una encuesta en 2002 que reveló información sobre la falta de entendimiento de los ciudadanos de las cartas y los formatos que el gobierno producía. Australia, Chile, Argentina o México tienen también experiencias al respecto.

En España, no se ha dado un desarrollo global a nivel de instituciones. La Associació Lectura Fàcil y en la Comunidad Autónoma Vasca, Lectura Fácil Euskadi-Irakurketa Erraza son entidades comprometidas en hacer accesible la información, la literatura y la cultura a todas las personas. Revisan y adaptan documentos y otros materiales informativos a lenguaje llano para mejorar su legibilidad.
plain-language-lenguaje-llano
Lectura Fácil Euskadi reivindica la necesidad de impulsar y llevar a la práctica el lenguaje llano en todos los niveles administrativos de la CAV: Ayuntamientos, Diputaciones, Gobierno vasco y entidades públicas.

Los próximos 23 y 24 de mayo, organizado por el IVAP, tendrán lugar unas jornadas en Bilbao sobre “e-Comunicación y Plain Language”. Acudiremos, claro.

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote