Se cumplen 100 años de la primera edición de “Platero y yo”. El último trabajo de Ana Crespo ha sido adaptar este clásico de Juan Ramón Jiménez a LF. Nos cuenta que la mayor dificultad consiste en “conseguir que la experiencia del lector de la adaptación sea lo más parecida posible a la del lector del texto original”.

 -¿Como y cuándo llegaste a la Lectura Fácil?

Hace poco más de tres años vi por televisión una entrevista a Arcadi Oliveres. Me pareció interesante y al buscar información me enteré de que, en aquel momento, Arcadi Oliveres era el presidente de la Asociación Lectura Fácil. Enseguida sentí curiosidad por este dato y entré en la página web de la asociación. La idea de la democracia lectora me resultó muy atractiva y no tardé en inscribirme en un curso de técnicas de redacción LF.

 -¿Qué tipo de trabajos has realizado hasta el momento en este formato?

He participado en la redacción de Jerusalem, premio novela corta LF 2011. He adaptado a Lectura Fácil las novelas Nahid, la meva germana afganesa, NickEl conde de Montecristo y Platero y yo. Y también colaboro con la Asociación Lectura Fácil en la adaptación de textos de carácter divulgativo e informativo.

 -¿Cuál es el proceso que se sigue a la hora de hacer una adaptación literaria?

Es un proceso complejo y supongo que cada adaptador lo enfoca de manera diferente. En mi caso, lo primero que hago es leer el texto original. El objetivo de esta primera lectura es analizar la estructura, el contenido y el lenguaje de la obra para identificar los problemas de adaptación y empezar a pensar en la mejor manera de resolverlos.

Luego elaboro un esquema que me permite estructurar la adaptación, presentar de forma ordenada el hilo narrativo, escoger el contenido más relevante, descartar el que no es estrictamente necesario para la comprensión de la historia y decidir qué ilustraciones podrían acompañar al texto.

A continuación empieza la fase de redacción. Se trata de releer el original, interpretarlo y plasmarlo de nuevo por escrito aplicando las pautas de comprensibilidad de Lectura Fácil. Es un trabajo muy similar al de la traducción.

Para terminar, me aseguro de que el texto cumpla las pautas formales de Lectura Fácil: sobre todo los cortes de línea y que los párrafos no queden divididos a final de página. El tipo y tamaño de letra, los márgenes y el interlineado son aspectos que se pulirán cuando se maquete el texto.

ana-crespo-lectura-facil

 -¿Cuáles son las mayores dificultades?

Para mí, la mayor dificultad consiste en conseguir que la experiencia del lector de la adaptación sea lo más parecida posible a la del lector del texto original.

 -¿Con qué ánimo te enfrentas a un trabajo así?

Con ilusión, con ganas de acercar la obra a un público que, sin la versión adaptada, no accedería a ella. Y con respeto, consciente de la complejidad de toda obra original y de la responsabilidad que tengo a la hora de adaptarla.

 -¿Qué sensación le queda a una al final? ¿Nueva creación o sacrificio de la existente? 

Tanto la obra adaptada como la traducida no son textos completamente nuevos, parten de un original. Y si bien es obvio que siempre se sacrifica algo, no deben entenderse como versiones menores, sino como obras de calidad que se dirigen a un público que de otra manera no accedería al original.

 -¿Cuál es la adaptación más difícil que has hecho y por qué?

Son dos adaptaciones. Y fueron difíciles por motivos diferentes. El conde de Montecristo me planteó muchos problemas debido a su extensión (más de 1.000 páginas) y tuve que hacer un gran esfuerzo de síntesis para desenredar la trama (como sabéis se trata de una historia de intrigas y traiciones que da grandes saltos en el tiempo y cuenta con un sinfín de personajes). En el caso de Platero y yo, el reto lo planteaba el estilo (prosa poética), la variedad de vocabulario, las metáforas, los matices… Más que de síntesis, fue un trabajo de lengua, de dar con las palabras adecuadas para plasmar de una manera sencilla la riqueza de las descripciones y evocaciones del original.

platero-y-yo-ilustraciones

 -¿Has probado a escribir en formato LF tus propios textos literarios? ¿Te gustaría?

No soy autora y no escribo textos literarios. Dicho esto, a la hora de ponerme a redactar no veo ningún inconveniente en hacerlo en Lectura Fácil. Las pautas de comprensibilidad en las que se basa la Lectura Fácil son prácticamente las mismas que recogen los manuales de redacción.

 -¿Qué crees que es más complicado: adaptar o crear directamente en LF?

Pienso que son trabajos diferentes y que, por lo tanto, ponen en funcionamiento procesos diferentes. En el trabajo de adaptación partes de un texto original que debes reproducir con otras palabras sin tergiversar su contenido. En el trabajo de creación te enfrentas a otro tipo de dificultades. En este sentido, el hecho de que el texto resultante sea LF no añade dificultad al proceso de creación.

 -¿Cómo ves el futuro de la LF?

Desde mi punto de vista, la Lectura Fácil tiene buenas perspectivas de futuro. En una sociedad como la nuestra, en que nos abruma el volumen de información que recibimos, existe una necesidad real de producir textos en Lectura Fácil. Esta necesidad obedece, por un lado, a las demandas de transparencia que cada vez más se articulan desde la ciudadanía; y por otro, a la obligación que tenemos como sociedad que se autodenomina justa e igualitaria de proporcionar información accesible a las personas con diversidad funcional.

Dicho esto, también soy consciente de que todavía nos queda por delante una importante labor de concienciación. El reto consiste en conseguir que todos los actores sociales (desde la administración, pasando por la empresa privada, hasta el sector educativo o de la sanidad) se impliquen en el proyecto de Lectura Fácil.

 -¿Qué les dirías a quiénes achacan que con la lectura fácil se pierde calidad literaria, que no se debe adaptar un clásico, etc…?

Les preguntaría si también creen que al traducir una obra se pierde calidad literaria y si, por lo tanto, los clásicos y las novelas contemporáneas no se deberían traducir. Si aceptan que una traducción tiene calidad literaria, ¿por qué no una adaptación?

FacebookTwitterLinkedInGoogle+PinterestEmailEvernote